Identificación del plantel

MAPA  INSTITUCIONAL

 

FILOSOFÍA

La meta principal de la educación es crear hombres que sean capaces de hacer cosas nuevas no simplemente de repetir lo que otras generaciones han hecho; hombres que sean creativos, inventores y descubridores.
La segunda meta de la educación es la de formar mentes que sean críticas, que puedan verificar y no aceptar todo lo que se les ofrece”
(Jean Piaget).

 

 La Institución Educativa San Vicente de Paúl, es una institución de principios filosóficos que se basan en un auténtico humanismo cristiano, esencialmente social, que tiene como objeto fundamental al ser humano.

Como comunidad está integrado por personas que a pesar de las diferencias individuales y los diversos roles que desempeñan, actúan motivados por la solidaridad y la responsabilidad.

Como centro educativo, la institución hace acopio de diversos elementos culturales, científicos y tecnológicos, con el fin de potenciar aptitudes de progreso y de superación de los educandos.

Las diferentes actividades que integran el proceso pedagógico, pretenden brindar una formación Integral a las personas, humanizándolas para hacerlas más sociales.

 

HISTORIA

BREVE HISTORIA DE LA INSTITUCIÓN EDUCATIVA SAN VICENTE DE PAÚL

 

 “Quien no conoce la historia corre el riesgo de repetirla pero cuando la historia se repite, primero es tragedia y luego, Una farsa”.

Karl Marx.

 Hacia 1959 aproximandamente, se dio por el sector que hoy conocemos como Córdoba o mejor Barrio Córdoba, una misión religiosa auspiciada por la Iglesia Católica a cargo de las Hermanas Venedictinas.  El objetivo de la pastoral católica era, fundamentalmente apoyar al Sacerdote José Manuel Segura en el establecimiento de una parroquia en aquel caserío que apenas se podía nombrar como barrio.  Pero como no existe barrio sin escuela, a las Hermanas que además eran unas pedagogas reconocidas, se les antojó la idea de crear a la par con la Parroquia una pequeña institución educativa en la que se instruyera a los niños de la comunidad.  Los historiales, que son unos libros enormes escritos a mano y que reposan en la biblioteca del San Vicente; dicen que las hermanas tenían por nombres Thomas y Smith, eran dos monjas norteamericanas que al llegar a estos bastiones de Antioquia se enamoraron de nuestra cultura y de nuestra gente. 

 El sacerdote apoyó la idea de las religiosas y lo más importante fue que la comunidad la asimiló con tanta propiedad, que todos a una se dieron a la tarea de encontrar los medios para que fuese posible que en el barrio existiera una escuela.  En lo que es hoy el monumental Hospital Pablo Tobón Uribe, funcionaba por aquel tiempo, un centro hospitalario conocido con el nombre del Hospital de la ANDI (Asociación Nacional de Industriales).  Pues bien, para comenzar las Hermanas consiguieron con las directivas que les fuesen prestados unos guajes o salas enormes, en donde improvisaron aulas de clase y allí mismo dieron inicio a la escuela que llevaría el nombre de Escuela Bilingüe San Vicente de Paúl.

 Resulta que las monjitas no hablaban español y para resolver el problema del idioma decidieron en primer lugar contratar maestras (o señoritas, como se decía en la época) y mediante ellas enseñar inglés a los estudiantes.  El asunto como que funcionó, según algunos historiadores de la ciudad, ésta fue la primera escuela bilingüe en el sector público de Medellín.  La Escuela llevó el nombre de San Vicente debido a que el sacerdote José Manuel Segura pertenecía a la comunidad de los Vicentinos y por ese tiempo se cumplía el centenario de la muerte del santo.  Pero la Escuela definitivamente no se quedó allí.  La Empresa de tejidos Everfit, al ver la motivación de la comunidad y el liderazgo ejercido Por el padre y las religiosas, decidió donar un terreno, para que se construyera allí la planta física de la Escuela.  Esto fue muy rápido, porque en 1964, ya la Escuela tenía construida gran parte de la planta física y como es debido, en el mismo terreno, las monjitas tenían también su cansa conventual.  El trabajo lo realizó la comunidad usando la estrategias como el convite, los basares, los bailes, las colectas y la intervención en el escenario político administrativo del Municipio de Medellín.  Se cuenta que a través de una parlamentaria de reconocida historia en Medellín se consiguieron ayudas que llegaron de Panamá para la construcción de nuestro Colegio. 

 Dentro de esas anécdotas curiosas se narra que en una tarde de invierno, una ventisca arrasó con una parte de los techos del colegio.  Los estudiantes se encontraban en clase y por lo tanto, aquello generó un alboroto como de hora final.  Lo cierto de todo fue que a los estudiantes no les pasó nada, sólo una joven sufrió una lesión leve; pero las hermanitas (que tonticas no eran), aprovecharon la situación y en un diario de la ciudad de Chicago en Los Estados Unidos de Norteamérica, anunciaron que una fuerte vendaval había destruido los techos de la escuelita de ellas en un barrio de comunas en la ciudad de Medellín.  A los pocos días llegaron recursos de muchas partes y la Escuela (que para la época tenía ya unos grados de bachillerato) se terminó de construir.  En el año de 1971, se gradúa la primera promoción de bachilleres del Colegio y la Institución inicia su proceso de modernización:  El Departamento envía más docentes y entre ellos, las hermanas y el sacerdote (que ya no era el padre Segura sino el padre Patiño porque aquel ya se había retirado del servicio), hacen del Liceo San Vicente una Institución líder en la ciudad.  Por esa época fuimos conocidos por nuestros valores artísticos, intelectuales y culturales, éramos sin duda de lo mejorcito que había en el sector Robledo.  En el Colegio habías grupos de danzas, teatro y la tuna que nos distinguía en todo el Departamento.  Dicen que esta agrupación llegó a presentarse en grandes teatros de la ciudad entre ellos el Camilo Torres de la Universidad de Antioquia. 

 Con el tiempo, muchos de los estudiantes que pasaron por el San Vicente se hicieron profesionales en diversas áreas: médicos, sacerdotes, aviadores, administradores de empresa y docentes que pasando por nuestras aulas como estudiantes hoy ayudan a formar alas nuevas generaciones; es el caso de los profesores Fredy Usura y Jhon Jairo Mazo.  En la Institución han sido leyenda por su entrega muchos educadores, entre los que recordamos al profesor Gustavo Ramírez, un gran folklorista que luego se dedicó a la formación de profesionales en la Universidad de Antioquia, Carolina Zuluaga, el maestro de maestros Elkin Jiménez y tantos que el mezquino papel no alcanza para anotarlos ni la traidora memoria permite recordarlos. A ellos gracias, sus nombres estan escritos en los mármoles de la gratitud de esta Institución que se apresta para abandonar definitivamente sus aulas legendarias a la orilla de la histórica calle 80, para trasladarse a una planta nueva construida por el municipio de Medellín.  Aquí, quedarán sin duda, los espíritus de aquellos que amaron la Institución, aquí estará el recuerdo puro de las hermanas, la biblioteca seguirá llevando el nombre nuestro fundador, el padre José Manuel, aquí estaremos nosotros los de ahora, porque nada muere sobre esta tierra, solo se transforma.

 Farid Villegas.

Docente de Español y Literatura.

MISIÓN 

La Institución Educativa San Vicente de Paúl forma integralmente estudiantes, en los niveles de preescolar, básica y media, mediante programas de acción pedagógica proyectados hacia el fortalecimiento de desempeños sociales, en la vida intelectual y productiva, contextualizados a las necesidades del medio y acordes a las políticas educativas del Estado; orientados a la Transformación del Ser Humano.

 

VISIÓN

La institución educativa San Vicente de Paúl al año 2016, será un centro educativo de calidad, integrador e incluyente, reconocido por la formación integral de sus estudiantes, capaces de construir su proyecto de vida para desempeñarse con calidad humana a nivel social.

 

 

OBJETIVOS

 

La educación integral que brinda la Institución Educativa San Vicente de Paúl, 
responde a una visión humanística que involucra a todas las personas en procesos
continuos de formación. Por lo tanto nos proponemos:

 

  • Propiciar la formación de cristianos con amplio sentido ecuménico que posibilita reconocer valores en los demás credos religiosos, conviviendo con ellos en un clima de respeto y tolerancia.
  •  Impulsar la responsabilidad política y ciudadana dentro de los parámetros de una democracia participativa sin exclusiones.
  •  Desarrollar la inteligencia del joven por medio de los métodos de la pedagogía humanística, científica y tecnológica.
  • Definir la naturaleza de los sentimientos humanos, la afectividad y la interacción con el otro, para garantizar una relación equilibrada entre los actores educativos.
  • Desarrollar habilidades corporales que estimulen el crecimiento, el trabajo en equipo, las facultades rítmicas y armónicas del cuerpo mediante prácticas deportivas y lúdicas.
  • Orientar para el amor, la convivencia y el respeto entre las diferencias, a través de actividades de interacción socio afectiva.
  • Proyectar la institución para que niños, niñas y jóvenes desarrollen plenamente la creatividad y practiquen los valores institucionales.
  • Impulsar el desarrollo intelectual de niños, niñas y jóvenes a través de contenidos actualizados y haciéndolos protagonistas de grandes proyectos pedagógicos.
  • Proteger y preservar el medio ambiente, con una adecuada utilización de los recursos naturales renovables y no renovables.
  • Incluir a los niños, niñas y jóvenes con necesidades educativas especiales o capacidades excepcionales, dentro del aula regular, con el apoyo de personal especializado.

VALORES

  • Respeto: Permite que el estudiante pueda reconocer, aceptar, apreciar y valorar las cualidades del prójimo y sus derechos.
  • Responsabilidad: Consiste en la capacidad de asumir las consecuencias de sus actos conscientes o inconscientes, que son el resultado de las decisiones que tome o acepte la persona, comprometiéndose con los demás en obedecer, es decir cumplir las normas establecidas, conocer las propias limitaciones, tomar decisiones, reconocer los errores y reparar el daño hecho.
  • Solidaridad: Sentimiento que mantiene a las personas unidas en todo momento, sobretodo cuando se vivencian experiencias difíciles de las que no resulta fácil salir.
  • Autonomía: Entendida como la libertad que posee el individuo para disponer de sí mismo con responsabilidad social.
  • Sentido de pertenencia: Es sentir como propio el lugar donde estudiamos, trabajamos y vivimos generando acciones que permitan la protección, el cuidado y el mejoramiento.

 

PRINCIPIOS

La Institución Educativa San Vicente de Paúl entiende por principios, los fundamentos esenciales que le dan sentido y razón de ser a nuestra propuesta educativa; entre ellos tenemos:

  • Proyección humanística: Comprendida como el énfasis en la formación humana; dirigida a los estudiantes como seres individuales, únicos y diferentes de los demás, con iniciativa, necesidades personales de crecer, potencialidad para desarrollar actividades y solucionar problemas creativamente. Los estudiantes no son personas que únicamente participan cognitivamente en el proceso educativo, sino que poseen afectos, intereses y valores particulares y se les debe considerar como personas integrales.
  • Excelencia Académica: Construcción, conceptualización y asimilación de conocimientos que le permitan al estudiante el desarrollo intelectual, lógico, crítico, creativo y axiológico, posibilitándole la formación integral que le proporcione herramientas de calidad para interactuar de manera idónea en su entorno con un alto nivel de competencia; reflejado en los resultados académicos y la disminución en los índices de deserción y repitencia.
  • Libertad: Favorece el desarrollo de las personas que integran la comunidad educativa de acuerdo a sus necesidades, intereses y la normatividad vigente, con el pleno ejercicio de sus derechos.
  • Liderazgo: Fuerza interior que nos permite orientar las acciones que emprendemos, teniendo como base el respeto, la convivencia sana y pacífica, la perseverancia y la verdad entre otras, para llevarlas a buen término.
  • Integralidad: Permite reconocer, desarrollar y potencializar en los estudiantes sus dimensiones humanas: biológica, cognoscitiva, psicomotriz, socio-afectiva y espiritual.
  • Trascendencia: Proyección del ser de acuerdo con la formación en valores, principios éticos, sociales e intelectuales, de manera armónica y equilibrada en su vida personal y profesional.
  • Convivencia: Aprender a comunicarse con el otro en forma sana y constructiva. Es el eje central para el desarrollo de competencias sociales.
  • Cultura del cuidado: La Institución educa personas capaces de valorar y preservar la vida en todas sus manifestaciones, tomando conciencia de la importancia del cuidado de sí mismo, del otro y del entorno.
  • Diversidad: Organización del servicio educativo de tal manera que facilite el acceso, la permanencia de los estudiantes con necesidades educativas especiales y/o capacidades excepcionales.

HIMNO

Coro: San Vicente de Paúl, hoy te brindo esta alabanza, mi niñez y juventud, la han marcado tu enseñanza. La ciencia y la tecnología, de mi claustro esplendoroso, y una sociedad en armonía; es su lema victorioso.

Fruto de esfuerzo ciudadano, por la construcción de esperanza, testimonio vivo de un pueblo, cuya lucha engrandece nuestra raza. Se recuerda su historia y su preludio, que gestaron las benedictinas, por su fe, caridad y estudio, que firmaron esa luz divina.

Coro: San Vicente de Paúl, hoy….

Hoy Alfredo Cook y El Diamante, se han unido a tu vocación. Todos juntos vamos adelante, siendo más fuertes como institución. La riqueza de tus valores en mi corazón guardaré, anunciando el futuro, sin demora en la vida yo trascenderé.

Coro: San Vicente de Paúl, hoy….

ESCUDO 

 “San Vicente de Paúl: Ciencia, Tecnología y Sociedad en Armonía”

 

BANDERA 

“San Vicente de Paúl: Ciencia, Tecnología y Sociedad en Armonía”